LOS FESTEJOS EN GUALEGUAYCHÚ DEL 25 DE MAYO EN 1849 Y 1850


Autor: Hugo Daroca.
Publicado en: Diario "El Argentino" el día domingo 19/05/19

Todos los años, en conmemoración de la liberación de España, se celebraba en Gualeguaychú con numerosos actos la semana de mayo, de la que se toma principalmente el día 25, por ser la fecha del nombramiento del primer gobierno patrio, con el que comienza el proceso de independencia.
Me referiré en forma inicial a los festejos realizados –en esta villa– en los años 1849 y 1850, por ser los primeros de los que tenemos registro documental. Esos 25, como ya era costumbre, amanecían embanderados.
La historiadora local Elisa Fernández(1) informa que, según el censo de 1849, el departamento de Gualeguaychú estaba dividido en 11 distritos y la villa donde transcurrían esos actos tenía una población de 2824 habitantes y 528 viviendas.
En ese entonces, mayo era llamado el mes de América, y de allí que El Progreso de Entre Ríos –periódico que se editó en nuestra ciudad entre 1849 y 1851–, al insertar la fecha de cada ejemplar así denominaba al mes, como consta en un ejemplar de 1849.(2)
El “25”, como popularmente se lo llamó más tarde, se festejó en 1849 y en 1850 –años que precedieron al del Pronunciamiento de Urquiza (1° de mayo de 1851)– de una forma magnífica, que pasamos a recordar.

El 25 de 1849
El 25 del “mes de América” de este año conmemoró la designación de una junta de gobierno que destituyó al Virrey Cisneros, lo que significó el inicio del proceso de independencia de España, la que se declararía el 9 de julio de 1816.
En su edición del día 23, el periódico El Progreso… informa sobre los preparativos que se realizan para celebrar la fecha patria con todo esplendor y gloria, ya que merecía el más cumplido y solemne acto de recordación de todos los americanos, sin excepción. Expresa textualmente: “Es de esperar que el patriótico vecindario de este pueblo, secunde con empeño y desprendimiento la idea de celebrar dignamente ese gran día consagrado a las festividades cívicas. Sin perjuicio de anunciar en oportunidad su programa, podemos anticiparnos a asegurar que se prepara una función teatral, de gran espectáculo, por unos aficionados, para la noche del 24 y un gran baile para el 25, en el mismo local, probablemente”.
La conmemoración comenzó en la noche del 24 con un solemne acto cultural que se llevó a cabo en el local que servía de teatro(3) y que seguramente tan solo contaba con una sala y el patio. Después de la sinfonía(4) de costumbre, se cantó el Himno Nacional. A continuación, uno de los aficionados recitó una oda alegórica a la fecha que se solemnizaba(5) –para la historiadora Silvia Razzetto de Broggi,(6) “la oda fue en homenaje a Urquiza”. Por otra parte, J. A. de Diego atribuyó la obra a Juan Francisco Seguí; al respecto conviene aclarar que el mimo constituyente expresó en sus memorias que a mediados de 1849 –muy probablemente en abril– llegó a Gualeguaychú y desde aquí se trasladó “a San José para entrevistarse con el brigadier general Urquiza”.(7)
En la segunda parte, se representó con singular éxito y por primera vez en este teatro, el interesante drama patriótico, en cinco actos: Fausto de Underval o Cantones suizos, del acreditado periodista y escritor español don Gregorio Romero de Larrañaga.(8)
Es de suponer por el adelanto de los festejos a los que hiciera referencia anteriormente, que al día siguiente, 25, por la mañana, a la salida del sol, que se hayan reunido autoridades, alumnos y vecinos para saludar el nuevo día y participar del tedeum. Era jefe político el Sr. Rosendo Fraga; jefe de la División Gualeguaychú, el coronel Manuel Palavecino; y receptor de Rentas, el Sr. José M. Domínguez.(9)
La celebración continuó por la noche con un gran baile en el mismo local, ubicado frente a la plaza mayor, calle Urquiza, entre las actuales 3 Febrero y Mitre. Este local posteriormente se llamó “San José”. La nota periodística así se expresó al respecto: “La sala de baile estaba preparada elegantemente en el patio del teatro circundado de columnas vistosas y simétricamente colocadas que formaban galerías de mucho gusto. Éstas estaban ocupadas con asientos destinados a los espectadores. El pavimento de blanco y punzó aparecía cubierto de lindas estrellas, cuyo lucimiento aumentaba la claridad de la iluminación que era abundante. Y al frente pendían de tres columnas los retratos de los excelentísimos generales Urquiza, Rosas y Oribe y al extremo del palco escénico, donde se hallaba la mesa de refrescos, sobresalía un magnífico sol. El piso estaba decentemente alfombrado. La concurrencia fue numerosa, inmensísima y escogida. Nuestras damas derramando gracias y atrayendo la mirada de todos por su porte elegante, lujoso y esbelto, como por el conjunto de sus atractivos, dieron a aquella reunión un interés y un encanto soberano. Sobre cincuenta señoritas había en el baile y el número de caballeros era excesivo”.(10)
Muy destacada resultó la actuación que le cupo a la comisión de fiesta que integraron, los señores Grané, Silva y Pujol, por la cordialidad con la que atendieron a los asistentes y el acierto con el que desempeñaron la misión que se les había confiado.
           
El 25 en 1850
El aniversario del glorioso 25 de Mayo fue celebrado con demostraciones de público regocijo en esta villa, lo mismo que en los demás pueblos de la provincia.(11)
Desde el día anterior la villa había sido embanderada e iluminada. La salida del sol del “25” fue recibido con el repique de las campanas del templo y con una salva de 21 cañonazos
A las 10 de la mañana tuvo lugar la misa de acción de gracias y el tedeum, en los que estuvieron presentes autoridades civiles y numerosos alumnos y vecinos.
La guardia cívica formó en la plaza Independencia para rendir los honores correspondientes. Concluida la ceremonia religiosa, las autoridades e invitados especiales pasaron al salón de la Comandancia, donde se sirvió un abundante refresco.
Por la tarde hubo corrida de sortijas, carreras, palo engrasado –en esos tiempos no se jabonaba, pero era igualmente resbaloso– y otros entretenimientos sobre los que oportunamente volveré.
A la noche, se realizó el baile público ofrecido en las salas de la Comandancia, adornada con gusto y esplendor. El festejo resultó concurrido, animado y brillante, como de costumbre, y los señores de la comisión no ahorraron esfuerzos para que correspondiese al noble deseo de la autoridad y al fervor patriótico de los participantes.



(1) Fernández, Elisa y otros. Historia de San José de Gualeguaychú. Paraná, Delta Editora, 2009, p. 81
(2) El Progreso de Entre Ríos N° 25. Año 1949, día 23 de América, p. 4, col. 4.
(3) El cronista pone de manifiesto que el local servía de teatro durante la noche, principalmente en la temporada estival.
(4) Pieza de música instrumental que precedía, por lo común, a los actos.
(5) op. cit, supra nota 2. N° 26. Año 1949, día 29 de América, p. 4, col. 4.
(6) Razzetto de Broggi, Silvia. Cuadernos de Gualeguaychú N° 125, p. 2, col. 3. Diario El Argentino, domingo 7 de diciembre de 1997.
(7) Centenario del Pronunciamiento y de Monte Caseros. Paraná, Ed. Nueva Impresora, 1952, tomo I, p. 106.
(8) op. cit, supra nota 2.
(9) Ibidem.
(10) op. cit. supra nota 2. N° 28. 5 de junio de 1849. P. 3, col. 2.
(11)] op. cit, supra nota 2. N° 26. 29 de mayo de 1850. P.2, col. 2.

No hay comentarios:

Publicar un comentario