VARIOPINTO 2


Autor: Hugo Daroca.
Publicado en: Diario "El Argentino" el día 24/03/2016


Titulado bajo esta atractiva palabra presentaremos en forma mezclada, como paleta de pintor, diversidad de hechos, noticias y anécdotas, con el común denominador de ser historias de nuestro Gualeguaychú antiguo. Dispares, heterogéneas pero locales.

ESOS ERAN PRESIDENTES
Como lo relatara en una nota periodística(1) el presidente de la Nación Argentina Dr. Don Nicolás Avellaneda, en ejercicio de ese cargo, visitó esta ciudad de Gualeguaychú el 23 de abril de 1875.
A los pocos días, para ser preciso el 1º de mayo de ese año, encontramos un comentario publicado en un periódico local(2) que demuestra la responsabilidad con la que ejercía la más alta magistratura y el cumplimiento de lo prometido. La crónica decía así:
“Tenemos el gusto de comunicar a nuestros lectores que el ingeniero señor don Manuel Sánchez Núñez, se encuentra desde antes de ayer entre nosotros, enviado por el señor Presidente de la República, para que proceda a formar opinión, y hacer los estudios necesarios sobre la obra de la canalización de la boca.
No se puede negar que estas comisiones y estos estudios que diversa veces se han hecho, han dado siempre en el pasado un resultado equivalente a cero, pero también hay que convenir que de cualquier manera, algo es algo, y quizás el día menos pensado nos encontremos con unas cuantas dragas en la boca, y con un decreto sancionado, relativo a esa importante obra.
Hasta ahora parece, que las promesas del señor Presidente, hechas durante su corta permanencia entre nosotros, no han sido estériles -1000 patacones mandados entregar en vía de anticipo por la iglesia y la presencia de un ingeniero nacional es algo que consta, y algo que hace abrigar una fundada esperanza en la pronta realización de las muchas necesidades que tenemos”

LA BAJANTE DEL RIO GUALEGUAYCHU
Así como el río tenía sus grandes crecientes que provocaba grandes daños y zozobras, también tenía sus pronunciadas bajantes que ocasionaba serios inconvenientes y también daños. He aquí el relato de un cronista sobre una bajante en el Río Gualeguaychú.(3)
Una bajante extraordinaria han sufrido los ríos de la Plata, Uruguay y Paraná y por supuesto que también nuestro río Gualeguaychú. En Buenos Aires los pasajeros que se embarcaban lo hacían en carros en que eran conducidos hasta los botes y de estos a los barcos.
Entre nosotros las medidas de precaución tomadas por los agentes de las mensajerías fluviales fueron mandar el “YERBA” temprano fuera de la boca y llevándolo pasajeros a las cuatro de la tarde en el “ANITA”. La travesía de la boca, más de dos cuadras, la hicieron en varios botes. Al volver el “YERBA” por la noche logró pasar la boca pero extremadamente despacio.
En la boca había ayer mueve buques detenidos por falta de agua y hoy si habrá aumentado el número con dos más. De este y del otro lado de la boca había varios buques varados y no pocos tumbados completamente sobre el agua. La verdad que ayer daba ganas de ofrecerle un vaso de agua a nuestro riacho.
Después de las 11 de la mañana el río empezó a crecer. A las 2 de la tarde recién salió el “Anita” para Fray Bentos conduciendo varios pasajero que deseaban encontrarse en el gran partido de pelota que se juega hoy. A las 4:30 de la tarde que salió el “Yerba” había en la boca 3 y medias cuartas de agua. Hará su viaje de ida y vuelta sin ninguna dificultad.

EJECUCIÓN POR ABIGEATO(4)
Ayer fue puesto en capilla, y ejecutado hoy por delito de abigeato, un desgraciado que fue tomado “in fraganti" en el acto de cometerlo, según se nos ha informado resulta del sumario que se le formó. Fue conducido en un carro al campo donde cometió el delito, y ejecutado allí, según lo disponía la sentencia después de recibir todos los auxilios y consuelos de la religión.
Marcho con valor a cumplir su infausto y triste destino. Subió por sus propios pies al carro donde lo acompañaba el sacerdote. Pidió vino, encendió un cigarro y se despidió de todos.
El Dios de la misericordia reciba su espíritu. Sufrimos al anunciar está triste nueva, porque nos condolemos de la desgracia de nuestros semejantes porque nuestros sentimientos y nuestros principios repugnan toda ejecución en que se vierta sangre cualquiera sea la causa y la justicia que la mueve. Partidarios de la absolución de la última pena, como contraria al espíritu del evangelio pensamos como Becaría, como Franklin, como Víctor Hugo y como tantas otras celebridades que con luminosos argumentos han combatido la aplicación de la última pena proclamando con aplausos de la humanidad su abolición, conmutándola con otro género de expiaciones. El día que en nuestros países sea posible abolirla enteramente sustituyéndola por la perpetua confinación a los presidios por la muerte civil que implica el enterramiento en la penitenciaria habrán dado un gran paso en la carrera de la civilización y toda su majestad el espíritu y la doctrina del Evangelio.



(1) “DAROCA Hugo Oscar, “PRESIDENTE NICOLÁS AVELLANEDA SU VISITA A GUALEGUAYCHÚ, Diario "El Argentino"- Suplemento Cultural día 6 de abril de 2014.
(2) “EL CHIMBORAZO” Año II – Nº 82 – 1º de mayo de 1875.
(3) "EL NOTICIERO" Año III - Nº 453 – Martes 26 de septiembre de 1882.
(4) "ECO DEL LITORAL" – 10 de noviembre de 1853 - Año I Nº 99 - Página 2.

No hay comentarios:

Publicar un comentario