BANCO OXANDIBURU Y GARBINO

Autor: Hugo Daroca.
Publicado en: Diario "El Argentino" el día 00/00/0000
La iniciativa: En 1867 los señores Juan Oxandaburu y Domingo Garbino - ambos comerciantes - deciden aunar esfuerzos y asociarse para fundar un banco que compitiera con el de Apolinario Benítez que había comenzado sus actividades el año anterior. Juan Oxandaburu, vasco francés, era propietario de una fonda con hospedaje en la zona del puerto, y también de campos, ganado y de un saladero que exportaba una importante cantidad de toneladas de carne. (1) Además, era dueño de una casa de negocios en calle 24 de Enero, esquina 9 de Julio, donde posteriormente funcionaría el Banco Italia y Río de la Plata. (2)
Por su parte don Domingo Luis Garbino “atraído por la perspectiva que ofrecía entonces Gualeguaychú (se dice que llegó aquí como músico), se dirige a estas playas donde finalmente desarrollaría toda la potencia de su espíritu inquieto y emprendedor”.(3) Beatriz Bosch expresa que “Interesado en la enseñanza de la música Urquiza contrata en 1849 a ex miembros de la Legión Italiana de Montevideo, Domingo Garbino, Esteban Casalino, y David Vinelli, con el objeto de preparar bandas militares de música, en Gualeguaychú, Gualeguay y Nogoyá” (4). Se establece con un pequeño almacén y luego barraca ubicada en calle del Puerto (hoy Alem) y de “La Laguna” hoy Bolívar. “Ocupa dos cuartos de manzana, una sobre el ángulo norte donde estaban los almacenes y tienda y enfrente en el ángulo noreste la barraca propiamente dicha”. (5) Posteriormente le agrega, corralón de materiales, saladero y molino, continuando con una fuerte expansión que le permite comprar grandes extensiones de campo que explotó con singular éxito.

  Autorización: El gobierno provincial concede a estos socios la licencia para establecer un banco en la ciudad de Gualeguaychú, con las mismas prerrogativas que poseían los demás bancos, mediante decreto dictado en la capital provincial, Uruguay, el 11 de Noviembre de 1867. La resolución establecía lo siguiente. (6)
 “De conformidad con lo expuesto por el fiscal general concédase a los señores Oxandaburu y Garbino la licencia que piden para establecer un banco en la ciudad de Gualeguaychú con arreglo a los estatutos que se acompañan que el interesado firmará, debiendo gozar dicho banco de las prerrogativas acordada a los demás establecimientos del mismo género existente en la provincia. Dése cuenta de este decreto en su oportunidad a la Honorable Cámara Legislativa y comuníquese al interesado dándosele los testimonios que de este expediente solicite y archívese previa reposición de sellos. Firman: DOMÍNGUEZ José J Sagastume.
  Recién el 5 de Mayo de 1868 la Cámara Legislativa de la Provincia sanciona la ley que aprueba el citado decreto, la que es promulgada en Uruguay el 7 de Mayo de 1868 con la firma del Gobernador General Urquiza, refrendada por los ministros Nicanor Molinas y José J. Sagastume. (7)

Apertura: El banco Oxandaburu y Garbino abren sus puertas al público, el día 1º de Marzo de 1868. El hecho se anuncia en un comunicado del día 26 de Febrero de ese año, que se publica en el periódico “El País” reiteradamente. (8) En él se explica con precisión, tal como era costumbre en esa época, en que no existía numeración en las calles, donde estaba ubicado el banco por medio de determinadas referencias. El aviso indica: “nuestra casa queda establecida en la conocida como la de don Benito Frutos, quién vivía en mitad de la cuadra, vereda norte de Urquiza, entre Libertad y Catamarca (hoy Magnasco e Irigoyen respectivamente) (9).
Actúa como gerente don Amadeo Gras, hijo del famoso pintor don Amadeo César Gras, que se había formado en la casa central del Banco Mauá en Montevideo, quién en lo sucesivo aparece firmando toda la documentación y los avisos comerciales en calidad de gerente y, por supuesto suscribe las primeras notas del banco e imparte las instrucciones a los agentes que se van designando en diferentes ciudades de la provincia. A ellos los autoriza a realizar las mismas operaciones bancarias que las desarrolladas en la casa central de Gualeguaychú.
Entre las prerrogativas que el decreto les otorgó estaba la de actuar como banco de emisión, por lo que de inmediato pusieron en circulación los billetes de moneda boliviana que hicieran imprimir en Nueva York, con imágenes de las hijas de Garbino que eran muy niñas.

Las operaciones bancarias: Por la fuerte presencia y arraigo en esta ciudad del banco “José Benítez e Hijo”, con el cual era muy difícil competir, el banco “Oxandaburu y Garbino” resuelve ampliar el mercado de operaciones y designar agentes o representantes en otras ciudades de la provincia de Entre Ríos para atraer capitales de esos lugares. La expansiva política financiera encarada por la entidad aparece descripta en el primer libro “Copiador de cartas” archivado en esta ciudad. (10)
Del folio uno se toman los datos de una carta fechada el 24 de Febrero de 1868 dirigida al Sr. Francisco Baffico, de Tala, a quien le expresan que es un gusto tenerlo entre los “agentes del Banco” y le notifica que ya se encuentra operando tal como se hiciera público anteriormente. Asimismo le envía “notas de su emisión”, o sean billetes por la suma de $1.500 Bolivianos que inventarían por su valor y cantidad, y agregan que por el valor “lo debitan en su cuenta”. Seguidamente le imparten instrucciones que le servirán de guía para su modo de proceder con la institución.
Además, precisa que se deberán pagar a la vista los billetes del banco que lleven el sello o aún sin sello para no menoscabar el prestigio del banco.

Documentación del banco: Existen formularios que se conservan en nuestra ciudad, los cuales, una vez completados, se convertían en la documentación que utilizaba en sus operaciones el “Banco Oxandaburu Y GARVINO” (SIC), como los certificados de depósito. Eran muy sencillos: se firmaban conjuntamente con otro denominado “Condiciones” que regulaba la operación. También han llegado a nuestros días, hojas de un libro de contabilidad para asentar en distintas columnas el negocio y el saldo.
Otros títulos valores utilizados eran las letras de cambio, los pagarés y las libranzas en pesos fuertes o en bolivianos. Queda para terminar la estrella distintiva: los “billetes de banco” que aún hoy se encuentran guardados como recuerdos.

Las agencias: Ya para comienzos de Abril de 1868 el banco había completado en la provincia “las agencias encargadas de cambiar a la vista los billetes de nuestra emisión”. En tal sentido se publicó un comunicado fechado el 7 de Abril de 1868 suscripto en representación de “Oxandaburu y Garbino” por su gerente don Amadeo Gras[1] en el que informa el nombre de los representantes o agentes designados en Concordia, Gualeguay, Concepción del Uruguay, Villaguay y Tala.
Por el mismo medio ofertaba préstamos o adelantos en cuenta corriente o en caja de ahorros. (12)

Cambio de domicilio: Posteriormente el Banco se traslada a calle 25 de Mayo y del Rosario (hoy Pellegrini ángulo nor-este, donde en el siglo XX funcionara durante muchos años la tienda El Hogar).

Renuncia de Gras. Amadeo Gras solo se desempeña como gerente unos pocos meses renuncia el 1º de Noviembre de 1868 (13), y lo sucede su cuñado José O. Fernández el que permanece en el cargo hasta 1872 como lo acreditan cartas registradas en el Libro copiador de Cartas Nro 1 obrante en el Magnasco.

Grave conducta de Juan Oxandaburu:
 Lo que resulta mucho más grave es que como tesorero de la Sociedad de Socorros Mutuos tenía en su poder todos los fondos que constituían la reserva de esta entidad filantrópica, para la asistencia médica y farmacéutica de sus asociados, y se queda con todo el dinero que nunca devuelve. Una defraudación, típicamente dolosa, que deja sin asistencia médica y farmacéutica a la tercera parte de la población de Gualeguaychú.
Ante el tremendo perjuicio en que colocó a la primera sociedad de socorros mutuos del país por la imposibilidad en que la colocaba la conducta de Oxandaburu convoca a Asamblea General (14) para el día domingo 15 de octubre a las 17 horas en el local del casino a los fines de considerar el tema y encontrar alguna solución, como esto no se logra, deja de funcionar, cierra el 1º de Noviembre de 1871 y se publica una solicitada (15) en la que expresa que: “la sociedad de socorros mutuo se retira en presencia de exigencias incalificables a las cuales le ha sido imposible hacer frente y sobre todo en un momento en que un siniestro comercial ocasionado por el tesorero, le quita el recurso de los fondos sociales.

Disolución y liquidación: A principios de 1871 uno de los socios: el Sr. Juan Oxandaburu comienza a presentar problemas financieros dejando de cumplir con sus obligaciones y entra en cesación de pagos y arrastra al banco a su disolución y liquidación. La quiebra de uno de los socios implica la quiebra de la sociedad.
No encontramos actividades del banco en 1871. Desaparecen las noticias, al igual que los avisos en diarios que eran tan frecuentes.
A comienzos de septiembre la situación económica obliga a Juan Oxandaburu a solicitar su propia quiebra, decretada el 15 de Septiembre de 1871. (16) El juez interviniente es el Dr. Vicente Martines Fontes quién en el auto de apertura de la quiebra resuelva: “de conformidad con lo solicitado por esta parte, hallándose comprendido en lo dispuesto por el artículo 1521 del código de comercio, se decreta en estado de quiebra a D. Juan Oxandaburu, en su consecuencia procédase a la ocupación judicial de los intereses pertenecientes al señor Oxandaburu...”. La situación de Juan Oxandaburu incide en la posición legal del banco, porque la quiebras de uno de los socios apareja para la sociedad su disolución.
Recién en noviembre se publica un edicto del Juez Comisario del Concurso don Juan M. Cabrera convocando a una junta general de acreedores de Juan Oxandaburu para el 13 de Octubre de ese año a fin de proceder a verificar sus créditos. (17) Ante la falta de moneda y financiación comienzan muchos vecinos a reunirse en el Recreo Argentino para fundar un “Banco del Pueblo” o “Banco Comercial” al que en otra entrega nos referiremos. (18)

Extinción del banco: Pero quien realmente termina con el Banco Oxandaburu y Garbino es el propio Domingo Garbino quién el 6 de Octubre de 1871 solicita autorización para la apertura de un nuevo banco en Gualeguaychú con idénticos estatutos a los de “Oxandaburu y Garbino” y a otros de igual clase y categoría que funcionaban en ese año en la provincia. A los pocos días; el 13 de octubre de 1871 se le concede el permiso que solicita con arreglo a los estatutos acompañados, con lo que termina con el banco Oxandaburu y Garbino.” (19)
En Mayo de 1872 Juan Oxandaburu publica un aviso informando a sus acreedores y al comercio que en las actuaciones seguidas para la calificación de su quiebra ha sido sorprendido por el anuncio publicado en “El Guardia Nacional” del remate del saladero “Amistad” propiedad de una sociedad colectiva integrada por el Sr. Domingo Garbino, D. Juan José Borrajo y Juan Oxandaburu como socios capitalistas y Enrique Hunsinguer como industrial. (20)
Considera que no ha perdido el derecho que le compete sobre dominio de sus bienes, porque debió haber sido citado para la toma de inventarios en cumplimiento del Art. 1572 del Código de Comercio.
Anteriormente, el 23 de febrero de 1872 había comparecido ante el escribano don Asisclo Méndez y testigos el doctor Miguel F. Fernández de este vecindario quien dijo que ha tomado conocimiento que debe venderse el “Saladero Amistad” de la razón Oxandaburu y Cía. Y en el terreno en que ha sido a edificado tiene derechos sobre una parte indivisa a título de sucesores en los bienes quedados por fallecimiento de su abuela doña Ramona de León y que su legítima madre doña Juana Borrajo jamás enajenó y que protesta en forma legal contra el vendedor y comprador de dicho saladero, siempre que en el caso de efectuarse su enajenación no se salven los derechos que a una parte del terreno les pertenecen. (21)
  En el expediente en que se tramitó la quiebra le fueron rematados todos los bienes de Juan Oxandaburu. En tal sentido resulta ilustrativa la subasta de dos extensas fracciones de terreno de campo, (22) realizadas el 10 de Marzo de 1877, uno denominado “San Juan” y el otro “Santa Isabel”.
   Veremos en otra entrega, que Domingo Garbino recién abre las puertas de su banco el 2 de Noviembre de 1872, es decir, un año después de concedida la autorización, y aún pendientes de pagos notas del banco “Oxandaburu y Garbino”, que en el aviso de apertura se compromete a convertir.


NOTAS


(1) “Bachini Elsa Beatriz “Conferencias” – Pág. 93 - Talleres Gráficos Gutenberg Gualeguaychú, 14 de Mayo de 1973.
(2) Borques Juan C. “Periodismo de Gualeguaychú” – Pág. 174.
(3) PIAGGIO Enrique Ángel; “Evocaciones del Ayer” “Un Hombre para la Historia” Pág. 29 Talleres Gráficos “Rojas y Bogliacino – Gualeguaychú 1996.
(4) BOSCH Beatriz: “Historia de Entre Ríos” – Pág. 181 – Editorial Plus Ultra – Alsina 2049 Buenos Aires l991.
(5) BACHINI, Ob. cit. Pág. 29.
(6) Recopilación de Leyes, Decretos y Acuerdos de la Provincia de Entre Ríos – Tomo X –Años 1867 al 69 – Pág.137 Imp. “De la Voz del Pueblo Uruguay 1876
(7) Ibidem Pág. 222.
(8) “EL PAÍS” Año I – Nº 121 del Domingo 29 de Marzo de 1868- PÁG. 4 – Hemeroteca Biblioteca Instituto Magnasco.
(9) BLANC Oscar: “La actividad bancaria en Gualeguaychù” en “Gualeguaychú Fragmentos de su historia” Compilado por. Marcos Henchoz; Pág. 72 Talleres Gráficos Birkat Elohym. Bolívar 128, Colón. Entre Ríos.
(10) ARCHIVO GRAFICO DEL INSTITUTO MAGNASCO.
(11) “EL PAÍS” AÑO I – Nº 133 14 DE MAYO DE 1868 –PÁG. 4/ COL 4. Hemeroteca Instituto Magnasco.
(12) Ibidem Nº 121,29 de Marzo de 1868, PÁG 4 y Viernes 30 de octubre de 1868 Pág.4/ Col 4.
(13) LIBRO COPIADOR DE CARTAS DE Oxandaburu y GARBINO – 6 de Noviembre de 1868 – Folio 125. Archivo Gráfico del Instituto Magnasco.
(14) EL GUARDIA NACIONAL - MARTES 10 de OCTUBRE de l871 - AÑO I - Nº 45 - PÁG 4
(15) EL GUARDIA NACIONAL - SÁBADO 21 de OCTUBRE de l871 - AÑO I - Nº 50 - PÁG 3
(16) “EL GUARDIA NACIONAL” AÑO I – Nº 35 Sábado 16 de Septiembre de 1871 Pág. 3/ Col. 4.
(17) EL GUARDIA NACIONAL - MARTES 7 de NOVIEMBRE de l871 - AÑO I - Nº 57 - PÁG 3
(18) EL GUARDIA NACIONAL - MARTES 17 de OCTUBRE de l871 - AÑO I - Nº 48 - PÁG 4/Col 2.
EXPTE. Tramitado
(19) “EL REPUBLICANO” LUNES 11 DE MARZO DE 1872 - AÑO I - NÚM. 5 - PÁG 3/COL. 5
(20) “EL REPUBLICANO” Año I – Nº 6 MIËRCOLES 13 DE MARZO DE 1872 PÁG. 2 / Col 1)
(21) “EL CHIMBORAZO” – Año III- Nº 266 – 28 de Febrero de 1877 – (PÁG. 3 / COL. 2).